lunes, 28 de octubre de 2013

Atracciones en Las Vegas

Todo es posible en la ciudad de las luces, la diversión y las apuestas. Todo es entretenimiento y opulencia.

Si decimos Las Vegas, suponemos de qué estamos hablando. Ciudad famosa por muchas cosas, como el juego, el entretenimiento, la exageración, la diversión, la noche interminable, las apuestas entre muchas opciones más. Si divertirse es la propuesta, éste es el mejor lugar.
Aprovechando las constantes ofertas que hay para visitar esta ciudad,como los vuelos a Las Vegas reservas online, así como los alojamientos y promociones para comer a toda hora por precios bajísimos, Las Vegas tiene de todo para divertir a todos los que la visitan, con los presupuestos más variados que existan.

Las vegas

Los hoteles y casinos de lujo de Las Vegas son moneda corriente en la ciudad, especialmente los que están ubicados en la calle principal, llamada “the Strip”. En las zonas más alejadas de esta calle los hoteles y los casinos bajan un poco el lujo y la opulencia, pero su servicio sigue siendo muy bueno, y por supuesto, más barato. Lo bueno de este destino turístico es que hay opciones para todos los gustos.

Las vegas

Entre los imperdibles de las Vegas, ciudad chica pero llena de atracciones, se encuentran la torre Stratosphere, un enorme mirador que es el más alto al oeste del Missisippi y que posee 3 súper extremas atracciones en su cima, solo para los más valientes.Aunque no se animen a las atracciones, es una visita obligada para tener una vista de la ciudad y del desierto que la rodea.
Otras de las atracciones que podemos disfrutar en Las Vegas el fabuloso acuario Shark Reef, que se encuentra en el Mandalay Bay, un hotel de primer nivel. Este acuario es uno de los más importantes del país y si visitas la ciudad, no puedes dejar de conocerlo, para asombrarse de la majestuosidad que poseen los tiburones y otras especies marinas.
Siegfried & Roy, los famosos magos que desde hace años tienen un show en el Mirage de Las Vegas poseen un “Jardín Secreto”, donde se puede admirar los tigres y otros felinos así como también delfines, y todo rodeado por un increíble jardín tropical en medio del desierto de Nevada.

Las vegas

En Las Vegas si el arte es una debilidad, debemos cambiar nuestro rumbo y dirigirnos Bellagio, que posee una Galería de Bellas Artes soberbia y fastuosa, donde es muy posible que nos perdamos en los pasillos de estilo renacentista, como si estuviéramos en Florencia.
También se puede disfrutar de la increíble colección de arte del Guggenheim Las Vegas que se encuentra en el Venetian Hotel. Una forma de ver pinturas y esculturas exquisitas en uno de los hoteles donde uno se puede alojar.
Las Vegas, siempre despierta, posee opciones para todos los gustos, es una posibilidad de divertirnos y de ver una concepto diferente de ciudad y de entretenimiento en un solo lugar.

martes, 22 de octubre de 2013

Luxemburgo que ver en esta ciudad

Luxemburgo

Luxemburgo es un país poco llamativo como destino turístico, pero esconde tras de si una belleza increíble, no solo en la capital, Luxemburgo, sino en otras ciudades como Echtenarch, Diekirch o Dudelange.

Cuando nos hablan de Luxemburgo, es fácil que nos venga a la cabeza que es la sede de algunas instituciones de la Unión Europea y poco más, pero no solemos pensar en este país como el destino de nuestras vacaciones. Sin embargo, Luxemburgo es un lugar que deberíamos visitar si se nos presenta la ocasión, y seguro que no nos defraudará.

Luxemburgo

La capital de este pequeño país también se llama Luxemburgo, y es la sede del Tribunal de Cuentas Europeo, el Banco Europeo de Inversiones o el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Uno de los lugares de visita obligada que tiene es la catedral de Santa Maria, una catedral gótica con influencias del Renacimiento comenzada a edificar en el siglo XVII. Desde la catedral, a través de la calle Phillipe, llegaremos a la Place d’Armes, el epicentro de la ciudad.
Es una plaza peatonal, llena de cafés y restaurantes, en la que el segundo y cuarto sábado de cada mes se monta un mercado, igual que en diciembre, cuando podemos encontrar el típico mercadillo de Navidad. En el lado este de la Place d’Armes está el Cercle Municipal, donde se celebran actos culturales; y al oeste, el monumento Dicks-Lentz, dedicado a dos poetas luxemburgueses del siglo XIX que escribieron la letra del himno nacional.

Cerca de la Place d’Armes está la Plaza de Guillermo II, presidida por una estatua del que fuera rey de los Países Bajos y Gran Duque de Luxemburgo. En ella también se encuentra el ayuntamiento de la ciudad. Delante de la plaza está el Palacio Gran Ducal, la residencia oficial de la familia real luxemburguesa.
En la parte alta de la ciudad está la fortificación española, y bajo ella ‘Le Bock‘, un espolón rocoso escavado lleno de miradores que servían para defender la ciudad. A las afueras de la ciudad encontraremos el cementerio americano, donde descansan más de 5.000 militares que lucharon en la II Guerra Mundial, entre ellos el conocido General Patton.

Luxemburgo

A parte de la capital, Luxemburgo tiene otras ciudades interesantes para visitar. Una de ellas es Echtenarch, situada cerca de la frontera con Alemania, reconstruida tras la II Guerra Mundial; o la vecina Diekirch, también a orillas del río Sure, donde se fabrica la cerveza más famosa del país.

 Al sur está Dudelange, una ciudad estrechamente ligada a la industria siderúrgica, con un castillo medieval en ruinas y donde juega el mejor equipo de fútbol del país, el F91 Dudelange. Se puede llegar a Luxemburgo en avión desde distintas ciudades españolas como Barcelona, Sevilla o Madrid con la compañía Luxair. Más económico es ir en autobús o tren desde ciudades cercanas como Bruselas -unas tres horas-, Ámsterdam o Frankfurt.

lunes, 14 de octubre de 2013

Fiordos noruegos viajes sorprendentes

Así es El Púlpito, el mirador más vertiginoso de los fiordos noruegos.

La roca está situada a 600 metros por encima del fiordo Lysefjorden, uno de los paisajes más fascinantes del norte de Europa

fiordos noruegos

Fiordos noruegos: Vértigo. Esa es la palabra que mejor define la costa noruega, probablemente el lugar del mundo donde el diálogo entre la tierra y el mar es más fascinante. Vértigo en Trollstigen, la Escalera de los Trolls, una serpiente de asfalto rodeada de montañas que forma parte de la Ruta Dorada, ese derrotero que partiendo de Åndalsnes contiene, como en un pildorazo, algunas de las grandes atracciones del litoral: el fiordo de Geiranger, Valldal, Eidsdal, Hellesylt, el mirador de Flydalsjuvet, el monte Dalsnibba... Y por supuesto, vértigo en El Púlpito, la roca gigantesca en la que ha perdido la vida un turista español.


fiordos noruegos

Fiordos noruegos: El Preikestolen (El Púlpito) es un mirador natural, de unos 25 por 25 metros, situado a 600 metros sobre las aguas turquesa del Lysefjorden. Pocos visitantes de Stavanger se resisten a realizar esta caminata de cuatro a cinco horas (entre ida y vuelta), apta para todos los públicos con un mínimo de forma física, para disfrutar de las vistas. El problema es que la fascinación puede jugarnos una mala pasada si no actuamos con la debida prudencia. En esa gigantesca plataforma pétrea no hay vallas que nos separen del abismo, y es habitual ver a los turistas sentados o tumbados en el borde para captar las imágenes más espectaculares.

Otro de estos lugares mágicos (y peligrosos) es la roca Kjerag, un peñasco encajonado entre paredes y con vistas, también, al majestuoso Lysefjorden. La roca se encuentra a 1.000 metros sobre el fiordo, y saltar hacia ella para hacerse una instantánea es casi un acto de fe que sube las pulsaciones al nivel de una taquicardia.

En la costa de Noruega hay muchos otros miradores de este tipo. Por ejemplo, Trolltunga, en Hardanger, una estrecha plataforma que se sostiene milagrosamente a 350 metros por encima de Ringedalsvatnet.

fiordos noruegos

Los fiordos noruegos, valles excavados por glaciares y colonizados por el mar, proponen un tipo de viaje diferente, con rodeos y altibajos, sin margen para el aburrimiento o las prisas. Para el visitante primerizo supondrán un bello obstáculo a primera vista, cuando en realidad el agua también hace camino. El cruce en ferry a la otra orilla proporciona un rato de asueto para tomar un café y relajarse en cubierta mientras contemplamos el paisaje. Tras el ferry vendrá un pueblo pintoresco, una carretera sinuosa, una antigua iglesia de madera que ha flotado en el tiempo... y otro fiordo.

lunes, 7 de octubre de 2013

Gibraltar, el peñon y la mezcla de culturas

Gibraltar está considerado como el lugar exótico más cercano a España, ya que su propia situación y el hecho de ser una colonia británica en territorio español hacen que sea un lugar completamente distinto a lo que estamos acostumbrados en nuestra vida cotidiana y que se encuentre al alcance de nuestra mano.

Gibraltar

Por su propia cercanía, Gibraltar resulta un destino muy barato para los turistas españoles. ¿Te has planteado alguna vez incluir una visita a Gibraltar en un crucero? Por su situación estratégica, Gibraltar es el lugar ideal para varias rutas de crucero, tanto para los que recorren el Mediterráneo como para los que circulan por el Atlántico. Desde España o desde Marruecos, Gibraltar siempre se encontrará en el lugar ideal para ofrecer sus encantos al visitante.

Lo ideal para el turista que llega a Gibraltar es dar un paseo por sus calles para conocer de primera mano el ambiente que se vive. La mezcla de culturas en la vida cotidiana de los habitantes de Gibraltar será palpable a cada paso, al igual que el ambiente comercial que predomina en esta ciudad. Este paseo puede comenzar por Casamates Square, la plaza que cuenta con los edificios más antiguos y continuar por la calle Real, verdadero centro turístico de Gibraltar y perfecta mezcla de los estilos arquitectónicos inglés y español.

Gibraltar

Ningún turista puede marcharse de Gibraltar sin haber pasado un rato en la Punta de Europa, un mirador desde el que se pueden divisar las costas africanas y españolas, una imagen que quedará para siempre en la retina de la persona que las disfrute. Y, por supuesto, no hay que olvidar la subida al peñón con los famosos monos como acompañantes. Entre las joyas arquitectónicas no hay que olvidar la Mezquita Ibrahim-al-Ibrahim y el Faro Punta Europa.